“Gracias a Dios llegó el cambio al Divino Niño para mejorar nuestra calidad de vida”:Marquesa Blanco.

“Gracias a Pedraza por abrirnos las puertas de sus hogares”: Caicedo
16 julio, 2019
“Soy una plantica de la semilla del Cambio que sembró Caicedo en la Universidad” : Edna Núñez, líder de Ariguaní
17 julio, 2019

En cuatro tertulias ciudadanas, habitantes de la antigua comuna cinco, contaron como el modelo de gobierno del cambio ha cambiado sus vidas.

Marquesa Blanco, al convertir su casa en una sede del cambio, le contó a la precandidata a la alcaldía de Santa Marta, Virna Johnson y a las decenas de samarios que participaron en la tertulia ciudadana que se realizó en su humilde hogar, su historia, la misma de muchos residentes del Divino Niño.

Toda su vida ha vivido en el Divino Niño, desde que este era una invasión, un sector desolado, ubicado en la periferia de la ciudad. Desde niña, junto a sus vecinos padeció la inclemencia de la naturaleza, pero especialmente la falta de buenos gobernantes.

La principal vía que conecta a barrios de la antigua comuna 5 como Divino Niño, Chimila y Altos de Bahía Concha entre otros, era una calle canal que cada vez que llovía dejaba devastadoras consecuencias, inundaba las casas y derribaba viviendas asentadas sobre montañas de arena, como la de Marquesa.

“Como ven mi casa esta sobre rocas y arena, cada vez que llovía fuerte la corriente de la calle canal y el agua que quedaba estancada me socavaba los muros de contención y me tumbaba partes de la casa”.

Esta triste realidad la vivían casi que el 80% de los habitantes de Divino Niño, ellos no dormían tranquilos, pensando que el agua se llevaría sus viviendas y peor aún, que podrían morir al desplomarse las estructuras de las casas.

“Yo vivía muy angustiada, yo me acostaba y no sabía que podía pasar”.

Pero en el año 2012, al Carlos Caicedo posesionarse como alcalde de Santa Marta muchos cambios positivos empezaron a palparse con el programa de autogestión Mi calle, con el que posteriormente, esta comunidad ávida de inversión en el arreglo de la calle canal, fue beneficiaria del proyecto que les cambio la vida.

“Gracias a Dios llegó el cambio al Divino Niño y nuestros años de sufrimiento acabaron, el proyecto mi calle fue una bendición para toda la comunidad. Mi casa se iba a caer por completo y con este proyecto la pude recuperar, ahora llueve y el agua evacua rápidamente”, explicó Marquesa.

El gran impacto del programa también se vio reflejado en la dinámica comercial, la productividad de la zona a crecido aceleradamente. La mujer que liderará la continuidad del cambio en Santa Marta, Virna Johnson, se mostró muy emocionada de que los samarios valoren cada programa y proyecto que el modelo de gobierno del cambio a ideado para los más necesitados.

“Por testimonios como el de Marquesa es que trabajamos, siempre lo primero es dignificar la vida de los samarios y generar progreso y desarrollo en la ciudad, y estoy segura que con el apoyo de todos ustedes el cambio continuará en Santa Marta y llegará al Magdalena”.

Al igual que Marquesa, cuatro familias más del Divino Niño, Chimila y Altos de Delicias se unieron a la Gran Familia del cambio convirtiendo sus casas en sedes barriales para las campañas de Virna Johnson a la Alcaldía de Santa Marta y Carlos Caicedo a la Gobernación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *